Titiritero de Plaza Sésamo, Caroll Spinney muere a los 85 años

0
50

El legendario titiritero Caroll Spinney, que puso su corazón en los personajes de Plaza Sésamo para llevar alegría a fans de todas las edades de varias generaciones de todo el mundo, murió ayer a la edad de 85 años en su casa en Connecticut, después de padecer Distonía por algún tiempo.

Fueron casi 50 años de trayectoria en las que logró dar forma a los personajes con su enorme talento y corazón, que son reconocidos en todo el mundo. Él era el encargado de dar vida a los personajes Big Bird, a quien le brindaba su calidez, y Oscar the Grouch, a quien le dio su característico gruñido, en la versión de Norteamérica.

En una publicaciones en su red social de Facebook la página oficial de Plaza Sésamo se despidió de Spinney nacido en 1933.

“Desde 1969, la visión amable y cariñosa del mundo de Caroll ayudó a dar forma y definir Sesame Street. Su enorme talento y corazón descomunal se adaptaban perfectamente para jugar a lo grande. Big Bird (pájaro amarillo) que trajo alegría a innumerables admiradores de todas las edades en todo el mundo, y su gruñido adorablemente irritable nos dio algo realmente especial al mundo. Con profunda admiración, Sésame Workshop se enorgullece de llevar su legado, y sus queridos personajes, al futuro. Nuestros corazones están con su amada esposa, Debra, y todos sus hijos y nietos. Lo vamos a extrañar mucho”.

Esta fue la despedida de Plaza Sésamo Norteamérica en su página oficial en Facebook.

Caroll tenía un tiempo padeciendo la enfermedad de Distonía, que causa contracciones musculares involuntarias. Su muerte ocurre el mismo día en que Sesame Street es honrada por los logros que a lo largo de su trayectoria ha alcanzado en las artes como receptor del Centro Kennedy.

Fue el año pasado que Spinney anunció su retiro afirmando que hasta que llegó a Sesame Street, fue que encontró su propósito.

“Antes de venir a Plaza Sésamo no sentía que lo que estaba haciendo fuera muy importante…Big Bird me ayudó a encontrar mi propósito”.

La fama llegó para Spinney al dar vida a sus dos personajes. Hizo giras internacionales, libros, discos, papeles de películas y visitas a la Casa Blanca. Sin embargo, siempre se mantuvo en discresión, pues su nombre nunca fue tan conocido.

“Es el pájaro el que es famoso”, dijo Spinney en sus memorias de 2003. “Puedo ser la persona famosa más desconocida en Estados Unidos”.

Los personajes con los que alcanzó el éxito mundial, Big Bird y Oscar the Grouch.

Los opuestos fueron el toque que dio Spinney a Plaza Sésamo; al Big Bird de 8 pies 2 pulgadas le dio un carácter infantil y dulce que le hacía poder manejar los temas tristes, y a Oscar el gruñón que mora en la basura, cuya voz se basó en un taxista de Nueva York, un cinismo callejero.

Sus colegas opinan sobre el titiritero:

“Big Bird es él y él es Big Bird”, dijo el ex escritor principal de Plaza Sésamo, Norman Tiles, en un documental de 2014 sobre Spinney.

Pero ser Big Bird por casi medio siglo, no fue fácil para Caroll. Los años fueron cobrando factura poco a poco.

Spinney amarraba un monitor de televisión a su pecho como su única vista al exterior. Luego se colocaba el cuerpo gigante del pájaro amarillo sobre él. Con su brazo derecho siempre en alto operaba la cabeza, y con su mano izquierda hacía que ambos brazos del personaje se movieran. Con los años se empezó a encorvar el pájaro.

Caroll Spinney entraba en el cuerpo de Big Bird y le daba movimiento y voz. Con los años fue desgastándose físicamente.

A partir de 2015, Spinney dejó de manipular los trajes para solo ser su voz, tenía entonces 80 años.

Nacido en 1933 en Waltham Massachussetts, Caroll tuvo un acercamiento a los títeres desde su niñez, puesto que su madre le construyó un teatro de marionetas a los 8 años. Su primer títere fue un mono.

Cuando finalizó sus estudios de preparatoria se unió por cuatro años a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, luego regresó a su ciudad natal y posteriormente entró a trabajar a la televisión. Fue con su colega Judy Valentine que trabajaron en su propia serie diaria, luego trabajó en una versión de Boston del espectáculo de payasos “Bozo´s Big Top”.

Pero luego de varios esfuerzos sin mucho éxito, en un festival de títeres en Utah conoció al maestro de marionetas Jim Henson, quien reconoció que le gusto lo que intentó hacer en esa desastrosa presentación, declaró Spinney en sus memorias.

Fue entonces que el éxito estaba a punto de tocarlos con el protecto de Sesame Street. Spinney se unió al equipo y convirtieron el programa en un fenómeno popular de la televisión estadounidense. Henson llevó consigo a su personaje, Kermit the Frog, y su mano derecha Frank Oz se haría famoso a través de Grover Y Cookie Monster. Juntos crearon a Ernie y Bert.

Pero Big Bird de Spinney, se convertiría en la estrella del programa. El personaje del pájaro amarillo gigante se usaba para la comedia, sin embargo ese toque de inocencia y sus preguntas eran de gran utilidad cuando los temas serios debían abordarse.

Joan Ganz Cooney, cofundador de Sesame Street, su colega y amigo de toda la vida dijo el domingo sobre Spinney:

“No solo nos dio a Big Bird y Oscar the Grouch, sino que también dio mucho de sí mismo…En Sesame Workshop lamentamos su fallecimiento y sentimos una inmensa gratitud por todo lo que ha dado a Sesame Street y a los niños de todo el mundo”, declaró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí